2012/12/08

Una conexión extraña. Parte 1


Una vez se me ocurrió hacer una sección que etiqueté principalmente con el nombre de "conexiones" para mostrar aquellas, valga la redundancia, conexiones insólitas, no tan evidentes y hasta inimaginables que existen en el mundo de la música.
Todos los habitantes de mi América Latina (y del del resto del mundo con conciencia) que,  sin necesidad de pertenecer a una afiliación política, pero con lo suficiente para reconocer a aquellos y aquellas que representan la lucha por lo que es justo, lo que es correcto, y lo que hay que "hacer bien" porque es un deber que está por encima de las ideologías, tenemos en Víctor Jara a un héroe cuya vida y sacrificio significa mucho para nuestra historia.
Músico, poeta, actor de teatro, activista incansable por los derechos de sus semejantes, el gran hombre perteneciente a la tierra de Pablo Neruda y Gabriela Mistral, dejó un legado enorme que hay que tener muy en cuenta para preservar nuestra identidad y tomar las decisiones correctas para nuestros pueblos.
Para quienes han leído mi entrega anterior, esta entrada les resultará extraña porque la música del héroe Víctor no encaja en Rock, Jazz, ni música Clásica. Pero si encaja en aquellos ideales que admiro y trato de imitar, aunque a veces la corriente fácil es la que nos arrastra de una manera intempestiva.
El documental "El derecho a vivir en Paz" (1999), que conmemora el 25 aniversario de su muerte, nos muestra una visión íntegra del cantante. Su nombre es tomado de uno de sus álbumes, publicado en 1971.
Entre las canciones pertenecientes a él están las siguientes:



El documental pueden verlo íntegramente en el vídeo puesto acá.



Y al final, ¿cuál es la conexión? Paciencia y esperen la segunda parte, que no necesariamente tiene que ser la siguiente...