2011/11/13

La música de "los Reyna" (2a parte).

En la anterior entrada de Rock, traté sobre esos amigos y vecinos de mi infancia que aportaron mucho en mi afición por la música rock. Creo necesario volver a presentar otra gran producción cuyas notas escuché por primera vez gracias a Efraín Reyna, al proporcionarme discos de su colección para ser escuchados en el viejo tocadiscos de mi casa.

Se trata de una gran banda, de un gran disco (sin título), que contiene algunas de las canciones más emblemáticas de la historia del Rock 'n' Roll. Me refiero a Led Zeppelin y su cuarto álbum: el "Untitled", "Zozo", "Runes", "Four Symbols", "Four", "Sticks", o simplemente "Unnamed". Para la gran mayoría es conocido como Led Zeppelin IV y fue publicado el 8 de noviembre de 1971, el disco cumplió 40 años hace tres días, ¡Feliz Cumple innombrable!

El cuarteto formado por Robert Plant (voz), Jimmy Page (guitarra), John Paul Jones (bajo) y John Bonham (batería), cuyos nombres están escritos en las runas que aparecen en la primera imagen de esta nota, dichas runas son lo único que el disco trae en su contraportada (aparte del nombre del grupo y la lista de canciones, claro está). Se dice que las razones por las cuales el disco no tiene título es por las críticas recibidas en su anterior disco (Led Zeppelin III). Con o sin título, Led Zeppelin IV quedó en los anales de la historia por su grandiosidad, por la propuesta hecha por los cuatro ingleses que dio origen a varios subgéneros del Rock, entre ellos, el Hard Rock y el Heavy Metal.

El disco empieza con "Black Dog", impresionan los tonos altos de la voz de Plant desde el principio, con esa música que invita a seguir el ritmo Hard Rock que ya se estaba gestando en esas épocas. La segunda canción debe ser declarada el himno del Rock 'n' Roll; si, "Rock 'n' Roll" es de esas canciones que, si alguien dice gustar del rock, y no la conoce, realmente está perdido.

La cuarta canción es una obra de arte, hermosa  y profunda en su lírica, monumental en su música, "Stairway to Heaven", se quedó para siempre. La septima canción, "Going to California", tiene claras influencias de música country.

Lo mismo se puede decir del resto del disco, "Misty Mountain Hope" y "Four Sticks", son semillas de lo que más adelante se conocería como  Hard Rock y Heavy Metal.


"Black Dog"



"Stairway to Heaven"



"Rock 'n' Roll"



"Misty Mountain Hop"



"Four Sticks"