2011/05/19

¡Los Cinco! (Parte 1 de 5)

Cuando se habla de Música Clásica Rusa, normalmente se viene a la mente el nombre del más universal, Tchaikovsky. Pero existe un selecto grupo de hombres que decidieron recopilar la esencia de La Madre Rusia y plasmarla en su música para alejarse del estilo europeo de la época en la parte baja del siglo IXX. Como resultado de ello, el movimiento nacionalista ruso de corte romántico se impuso en cuanto a música importa, y luego se trasladó a los demás aspectos del arte. Dicho grupo estaba formado por Mili Balákirev, César Cui, Modest Músorgski, Nikolai Rimski-Kórzakov y Aleksandr Borodín. 
Los cinco ("El gran puñado")
Lo más notorio que hace a este grupo, ya por defecto excepcional, es que en su mayoría eran autodidactas y tenían otros intereses aparte de la música; Borodín era químico, Rimski-Kórzakov, un oficial de la marina, Músorgski también tenía una carrera militar.
Hoy me ocupo de uno de ellos en especial (parte 1), de los menos conocidos, menor perfil, y menos prolífico. Lo anterior no significa que se pueda decir lo mismo de la calidad de su trabajo, en efecto, es una obra de alto calibre, grandiosa, dramática y definitivamente ¡hermosa! Aleksandr Porfírievich Borodín, conocido occidentalmente como Alexander Borodín, es el primero de este grupo que hace su presencia en esta página (esperen al resto en relatos futuros). Completamente autodidacta, aprendió a tocar diversos instrumentos, especialmente la flauta, el piano y el violoncelo. En su vida profesional fue respetado tanto como músico y químico, con descubrimientos notables en este campo.

Borodín es mi favorito del grupo, su obra, aunque corta, es de gran calidad. Ahora les presento sus tres sinfonías, de las cuales la tercera quedó inconclusa.
Esta versión está a cargo de Stephen Gunzenhauser,  dirigiendo a la Orquesta Sinfónica de Bratislava.
Les dejo aquí partes de las sinfonías, para que tengan un acercamiento a su música. Una vez más, disculpen los inconvenientes pues he tenido que crear nuevamente los vídeos a partir del disco.

La primera sinfonía es de mis preferidas, su primer movimiento es definitivamente bello, con un inicio enigmático, que gana dramatismo conforme el tiempo transcurre, hasta alcanzar la notas de grandeza en los primeros minutos... luego..¡escuchad hasta el final!



Acá tienen el primer movimiento de la segunda sinfonía, ¡música Rusa en su máxima expresión!



Primer movimiento de la tercera sinfonía, la inconclusa (al morir, Borodín solo había completado dos movimientos de esta obra)
_________________________________________

Disfruta el disco completo