2011/04/05

¡La noche que "El Pájaro" voló sin alas!

Siempre que escucho un gran álbum, del género que sea, me interesa saber el contexto en medio del cual ha sido desarrollado, algunos son tan singulares, que los hacen aún más grandes de lo que ya son...

El 15 de Mayo de 1953 había hecho un viaje largo, precipitado, llegó al concierto en la sala del Massey Hall de Toronto, Canadá, y no llevaba su saxofón. Los organizadores salieron con prisa para buscarle uno y solo lograron conseguir un instrumento de juguete, de plástico. Aunque parezca una historia ficticia del cine, no lo es, y de eso se trata el disco que corta la cinta simbólica en esta etiqueta de Jazz.
El héroe de esta nota es Charlie Parker, ¡The Bird!, había llegado sin sus alas y le toco volar con unas de juguete. La hazaña es más grandiosa si tomamos en cuenta que junto a él, en esa aparente mala noche, iban a acompañarle un cuarteto de gigantes, entre ellos, Dizzy Gillespie. Pero fue el quinto, el mutilado, como la legendaria ave fénix que se levanta de sus cenizas, el que se ganó un lugar inolvidable en esa noche mágica.


¡No se diga más!.. juzgue usted...