2011/10/22

Los Romances de un grandioso violinista.

Esta es la primera de dos entradas dedicadas a la música académica, que he dejado abandonada por un tiempo.

Primeramente tenemos a un gran violinista de origen israelí, Gil Shaham. Desde temprana edad mostró su talento tocando para una de las leyendas del violín, Isaac Stern, y su posterior incursión en la esfera clásica fue de   manera fortuita al reemplazar a otro violinista gigante de Israel, Itzhac Perlman, en una serie de conciertos con el director Michael Tilson Thomas y la Orquesta Sinfónica de Londres en 1989.

Desde entonces hasta nuestros días, Gil a estado en la cumbre de los grandes ejecutores del hermoso instrumento medieval, tan genial que hasta hay quienes atribuyen (o quisieran) a Da Vinci como su inventor. Precisamente utiliza un Stradivarius para sus interpretaciones. Sus grabaciones las hace en su mayoría para el prestigioso sello alemán Deutsche Grammophon, quienes hacen (para mí) de lo mejor en lo que a música clásica existe en este mundo.

El disco que hoy les presento es uno de esos que han estado conmigo desde mediados de la década de los 90, cuando mi colección de música clásica tuvo su mayor auge. Es una selección de piezas clásicas de diversos autores titulada "Gil Shaham Romances" (1996), hermosas interpretaciones tocadas con  gran  habilidad y delicadeza, que deja embelesados hasta a los más reacios al violín.

El álbum contiene composiciones de Edward Elgar, Fritz Kreisler, Johan Svendsen, Beethoven,  Tchaikovsky, Pablo de Sarasate y Anton Dvorak.

Le acompañan en esta producción los miembros de la prestigiosa Orpheus Chamber Orchestra, cuya trayectoria data desde hace más de cuarenta años.

Les dejo con tres preciosas  muestras de este disco, que muestran el talento de este brillante violinista... Con ustedes: GIL SHAHAM ¡disfruten!


Edward Elgar, "Salut D'Amour, Op 12"


Pablo de Sarasate, "Romanza Andaluza"


Beethoven, "Romance No 1 in G Major, Op 40"


_________________________


Si le gustó, acá puede disfrutar el disco en su plenitud.

No hay comentarios:

Publicar un comentario