2011/05/15

Cuando un piano y un contrabajo se unen, ¡la noche es sublime!

La velada comienza con unas sutiles presiones sobre el teclado, que se incrementan mientras el tiempo avanza, dando una clara idea de lo que vendrá después. La pieza atrapa desde el principio y no hay manera de dejar de escuchar al pianista mientras las melodías brotan de sus manos como un torrente controlado a voluntad de un Dios. A mitad de la obra ingresa un contrabajo, que se amalgama perfectamente con los sonidos de las teclas... Los aplausos no se hacen esperar, pues el dúo de la noche por fin está integrado para dar un recital sublime. La segunda pieza es una muestra de habilidad, virtuosismo,  maestría e improvisación que sigue arrancando sonidos de las palmas de quienes están presentes. Las cinco restantes no se quedan atrás, ¡hay que escucharlas!
Los dos de la noche son Charlie Haden y Kenny Barron, el concierto es grabado y presentado bajo el nombre de "Night and the city" (1998).

El hallazgo de este disco por quien escribe fue de manera fortuita, mientras hurgaba en una sección de ofertas en una tienda. Sin dudarlo, al ver los nombres de los músicos, había que rescatarlo, era una ofensa que se quedara en ese lugar sin que la gente supiera el tesoro que ahí estaba subvalorado.
Ambos músicos tienen una gran trayectoria musical. Charlie Haden es uno de los más admirados bajistas y compositores, inició su carrera cantando a muy temprana edad, pero la polio daño sus cuerdas vocales y fue entonces cuando se decantó por el jazz, específicamente con el contrabajo. Fue junto a Ornette Coleman cuando su carrera despegó y hasta la fecha ha colaborado y producido discos con otros grandes como Pat Metheny ("Beyond The Missouri Sky", que los llevó a una gira mundial en 1997), Keith Jarret, Yoko Ono ("Plastic Ono Band") y, por supuesto, su compañero en este concierto.
Kenny Barron, se dio a conocer tocando para Dizzy Gillespie. Al igual que Haden, ha colaborado con grandes del jazz, entre los que sobresalen Stan Getz, Chet Baker, Ron Carter y Ornette Coleman. Su forma de tocar el piano es muy flexible, lo que le permite una versatilidad y adaptación a diferentes ritmos.
Este disco es para ser disfrutado con buena compañía, un buen vino... Si tiene la fortuna de encontrarlo, no lo deje ir, es una auténtica joya.

"Twilight song"




"Body and soul"






PD: Acá les presento un vídeo más de este dúo, creado y subido por el autor de este blog para su deleite.

"Spring is here"

1 comentario:

  1. Un gran músico Charlie Haden, acaba de ser galardonado con otro grande (Jack DeJohnette) con el Jazz Masters Award

    ResponderEliminar