2011/04/03

Pink Floyd - The Dark Side Of The Moon (1973)


Portada de la edición de 30 años
Como primera entrada en la etiqueta de Rock, creo conveniente hablar sobre el álbum más grande en la historia de este género. Ya se ha escrito mucho sobre él, pero no podría faltar aquí.
Voy a centrarme en los detalles técnicos y auditivos del disco. Quien lo escucha por primera vez creerá que está ante un conjunto de sonidos propios de la tecnología actual, pero en 1973, no existían computadoras que procesaran los sonidos y efectos que se aprecian en el álbum, ¡todo fue puramente analógico! Es una obra conceptual grabada en los estudios Abbey Road, el mismo estudio de Los Beatles, cabe mencionar que en su producción tuvieron la colaboración de un gran ingeniero de sonido y músico muy conocido por todos, del cual me ocuparé de su trabajo en entradas futuras, Alan Parsons.
El sonido del disco es envolvente, empezando con una mezcla de voces, latidos del corazón y diversos efectos en “Speak to me” y “Breathe” que atrapan desde el principio, lo cual conduce al que escucha a no detenerse hasta el final del disco. Los cambios de ritmo dentro y entre pistas son acertados. Muchas de ellas tuvieron que ser mezcladas más de una vez, un ejemplo de ello es  “On the run”. En “The great gig in the sky” se contó con la voz de Clare Torry,  quien al final de la grabación se disculpó pensando que todo lo había hecho mal.
A veces se recurrió a producir sonidos con objetos reales tales como las monedas que se escuchan en “Money”, fueron grabadas mientras Roger Waters las tiraba al fondo de un jarrón metálico. El clímax se alcanza en la pista siguiente, “Us and them”, una hermosa melodía rica en teclados, herencia de Richard Wright, y una destacada participación en saxofón con Dick Parry, quien les acompañó nuevamente en 1994 durante la gira del álbum “The division bells”, que contiene una versión en vivo del disco.
El final es apoteósico, las últimas tres piezas se conjugan para dar fin a una verdadera obra de arte, con elementos de Blues en “Any color you like”, con coros en “Brain damage”, para luego cerrar,  como si fuese una pieza de música clásica, con “Eclipse”.
Si usted es amante de la música y además tiene mente abierta, debe escuchar este disco antes de morir.


____________________________________

PD. En este enlace pueden disfrutar la versión de aniversario de 30 años

4 comentarios:

  1. Hola, Ligia me ha recomendado tu blog.

    Este es mi disco favorito de principio a fin, creo que para mi y muchos más es un parteaguas en nuestra historia de amor a la música el haberlo escuchado.

    No sé si has visto un documental llamado Classic Albums, hay un episodio dedicado a este álbum y se evidencia muy bien cómo fue el proceso de ahcerlo.

    Saludos

    Víctor

    ResponderEliminar
  2. Gracias, tengo ese documental y también de otros grupos de la misma serie. En mi caso escucho ese disco, por lo menos una vez cada mes

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  4. Siempre quise poner esta foto en este post...

    http://www.flickr.com/photos/jhmolinam/9433074428/

    ResponderEliminar